¡ Buenos días y que Jesús el Señor de los Cielos y de la Tierra los bendiga!

Mi nombre es Lynda Scicolone, soy miembro de la parroquia de Nuestra Señora de Monte Carmelo de Springfield, MA. Soy creadora y directora de un ministerio que ya tiene dos años en nuestra parroquia. Este ministerio comprende varios segmentos de las familias parroquiales en oración diaria por las parejas comprometidas

En los últimos veinte años tanto mi esposo como yo hemos realizado en nuestra parroquia Preparación para el Matrimonio y aún seguimos trabajando en ello. Hace dos años empecé a sentir que el Señor necesitaba gente orando específicamente por las parejas comprometidas. Luego de momentos de oración y reflexión me apersoné a nuestro párroco con esta idea que él aprobó

Os estoy escribiendo para compartir este ministerio y para animaros a iniciarlo en vuestras parroquias.

Lo primero que necesitareis es alguien que coordine el ministerio. Esto significa pedirle a vuestro Pastor una lista de las bodas a realizarse, hacer llamadas telefónicas, enviar tarjetas de recordación y de agradecimiento. En el formulario sobre Tiempo, Talento y Tesoro ( Time, Talent & Treasure form) enviado por nuestra parroquia, hay una línea que reza " Por el momento no me es posible tomar parte activa pero oraré por aquellos que si lo están." Hago una lista con el nombre, dirección y número de teléfono de aquellos que se encuentran en estas condiciones. Luego los llamo y les pregunto si desearían decir en su hogar una oración diaria por una pareja comprometida en nuestra parroquia. Les hago notar que no hay reuniones a las que asistir y que su único compromiso es decir una plegaria cada día por una pareja en especial. Pueden decir la oración que deseen. Si aceptan, les doy los nombres de una pareja comprometida y su fecha de casamiento. Les pido que comiencen inmediatamente y que continúen hasta la fecha de la boda. Luego les envío a cada persona que acepta rezar, una tarjeta con los nombres y las fechas de casamiento de la pareja y un agradecimiento por ofrecerse a orar por ellos. En la fecha de esponsales le envío a cada persona que haya orado por ellos otra tarjeta agradeciéndole nuevamente por sus oraciones.

Guardo una lista de todos aquellos que aceptan orar y los contacto nuevamente para ver si aceptarían rezar por otra pareja cuando el compromiso previo se haya cumplido. La mayoría acepta orar nuevamente por otra pareja y muchos me preguntan si está bien continuar orando por aquellas parejas por las que ellos habían estado rezando antes. (Por cierto que les digo que es magnífico y los animo en su generosidad.)

Cuando empecé este ministerio habían mas o menos 40 personas orando. Ahora tenemos 150 involucrados. Hay 27 casamientos programados en nuestra parroquia en lo que va de este año, lo cual significa que cada pareja tendrá al menos 5 personas orando por ellos.

Este ministerio ha crecido en otro sentido también. Tenemos una escuela K-8 en nuestra parroquia y a cada grado se le da una pareja por la cual rezar. Muchos de los maestros hacen que sus estudiantes elaboren tarjetas para sus parejas. Estas son entregadas al Pastor que a su vez las entrega a la pareja luego de la boda.

Nuestras clases CCD también siguen el mismo modo.

Este Ministerio tiene el potencial de involucrar a todos los segmentos de la familia parroquial. He recibido mucha respaldo personal e indirectamente de aquellos que oran. Ellos están felices de orar y felices al no tener que dejar sus hogares para asistir a reunión alguna. Esto es mas evidente en aquellos de mas edad y en los que sufren enfermedad o invalidez. Se sienten mas conectados y requeridos por la parroquia. También los escolares reciben así una aproximación al sentido en que trabaja una comunidad y de cómo estamos todos conectados como criaturas de Dios.

A través de mis años de preparar parejas para el matrimonio, he visto aumentar en aquellos que provienen de hogares destruidos y familias que funcionan mal,- vienen a mi esposo y a mí y con poca o ninguna experiencia sobre como funciona un matrimonio. También nuestra cultura presta cada vez menos apoyo al matrimonio. Todo esto cobra su cuota . Creo que la oración es necesaria para fortalecer a las parejas comprometidas y para ayudarlas a prepararse para la vida de matrimonio. Hemos visto bodas canceladas y/o pospuestas. Aunque esto sucede algunas veces, creo que el apoyo de la oración da a las parejas el coraje para cancelar una boda aunque ya se hayan hecho planes y se haya gastado dinero.

La Gracia de Dios abre los ojos y los corazones. Como dato personal, nuestra hija fue una de las que cancelaron su boda, lo que finalmente probó ser una sabia decisión. Espero que vosotros oraréis por la sugerencia de iniciar un Ministerio Católico Parroquial de Oración por Parejas Comprometidas. Creo que tal ministerio ayuda a las parejas comprometidos en incontables maneras, la mayoría de las cuales están ocultas a la vista y al mismo tiempo dan mayor fuerza a la vida parroquial y mayor gloria a Dios.

Si tenéis algunas preguntas, me hará muy feliz contestaros. Os podéis comunicar conmigo en las siguientes maneras:

e-mail: blestiam@aol.com

Correo: Mrs. Lynda Scicolone

110 Monticello Ave.

Springfield, MA 01109-1414

Teléfono : 1-413-783-7967

Por favor, compartid este e-mail con vuestro Pastor, Consejo Parroquial, Oficina de Vida Familiar, etc.

Agradeciendo vuestra gentil atención a mi sugerencia os saluda vuestra hermana en Cristo

Lynda Scicolone

PD Si iniciáis un Ministerio de Oración por Parejas Comprometidas en vuestra parroquia, por favor, hacédmelo saber

este.  Ministerio está dedicado en recuerdo lleno de amo al

Obispo Leo E. O'Neil (1928-1997)

Obispo Auxiliar de Springfield, MA

Obispo de Manchester, NH

Return to Homepage